Saltar al contenido

Seres de barro

De la tierra fuimos creados
hijos de la naturaleza nos han llamado
nacimos del pasto, el fango y el mar
vestidos de vergüenza e inutilidad
Con el rostro manchado y las rodillas amoratadas
así se pasaron de uno a millones los días.

La espalda se fue enderezando y con la frente ya en alto, caminamos,
corrimos, volamos…
y de las entrañas del volcán, dimos un salto del tamaño de una hipérbole.

Desde entonces se podría contar la historia con dos milenios
Y si la primera tuviera que ilustrarse
veríamos a los hijos asesinando a su madre.

Pero sucede que el sol sigue llegando
en su viaje de ocho minutos,
la lluvia sigue dotando de vida tus raíces,
las abejas aún cortejan a su reina con flores,
el mar sigue siendo azul y el cielo espejo,
Primavera, otoño, invierno y verano,
Y nosotros seguimos durmiendo y despertando.

Después de todo
de la tierra fuimos creados
Y al final de la historia, a la tierra regresamos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *